Cómo saber adaptarse mejor a cualquier circunstancia

1,022 personas han leido este articulo :)

Tres fuerzas: dejarlo pasar, ser flexible, tomarlo con calma.

Tres obstáculos: hábitos, condicionamiento, estancamiento.

Puedes calcular la adaptabilidad de una persona observando su capacidad para dejarlo pasar, ser flexible y tomárselo con calma cuando se enfrenta a dificultades. Del mismo modo, puedes saber que las personas se adaptan mal cuando el predominio de las viejas costumbres y el condicionamiento las mantienen estancadas. Los perniciosos recuerdos de adversidades y traumas pasados les dicen una y otra vez lo limitados que están.

En lugar de permanecer estancados en los viejos comportamientos, que están integrados en su cerebro, podrían utilizar su cerebro de la siguiente manera:

Cómo saber adaptarse

  1.  Deja de repetir lo que no funcionó en un primer momento.
  2. –  Párate a pensar y busca una nueva solución.
  3. Deja de esforzarte al nivel del problema: la respuesta nunca está ahí.
  4. –  Esfuérzate por librarte de tu propio estancamiento. No te preocupes de la otra persona.
  5. –  Cuando aparezcan las viejas tensiones, aléjate.
  6. –  Tómate la furia justificada como lo que es: una ira destructiva disfrazada para parecer algo positivo.
  7. Reconstruye los vínculos que se han marchitado.
  8. Acepta más responsabilidad de la que crees merecer.
  9. Deja de darle tanta importancia a tener razón. En el gran esquema de las cosas, tener razón no es nada comparado con ser feliz.

Cómo saber adaptarse mejor

Seguir estos pasos  no es solo algo psicológico: crea un espacio para que tu cerebro pueda cambiar. La repetición graba a fuego las viejas costumbres en el cerebro.

Atesorar una emoción negativa es la forma más segura de bloquear las emociones positivas.

Pagamos un alto precio por apegarnos con testarudez a nuestras opiniones, respaldadas por emociones estancadas, costumbres, recuerdos, creencias.

Conclusión: si quieres conseguir el éxito en cualquier campo, haz lo que hizo Einstein. Maximiza la capacidad de adaptación de tu cerebro.

Puedes adaptarte mejor cuando:

  1. – Eres capaz de reírte de ti mismo.
  2. – Comprendes que hay mucho más en una situación de lo que tú ves.
  3. – Otras personas dejan de parecerte antagonistas por el único motivo de no estar de acuerdo contigo.
  4. – Las negociaciones empiezan a funcionar y tú participas verdaderamente en ellas.
  5. –  Compromiso se convierte en una palabra positiva.
  6. –  Puedes tomarte las cosas con calma en un estado de alerta relajada.
  7. – Ves las cosas como nunca antes, y eso te encanta.

 

Fragmento extraído del libro

“Supercerebro. Descubre el poder de tu mente
para potenciar al máximo la salud,
la felicidad y el bienestar personal”

Escrito por Deepak Chopra y Rudolph E. Tanzi

 

Comentarios: 2

Deja tu opinion »

 
 

[…] De tu actitud puede depender que la balanza en muchas ocasiones se torne de un lado u otro. […]

 

[…] Lo que sucede en un conflicto es intensamente cambiante y de forma permanente. El problema no es algo pasivo ni muerto. Es por eso que resulta tan atractivo para las personas presas de rutinas frustrantes. Exige dar lo mejor de sí mismo al tener que tomar decisiones acertadas, bajo situaciones apremiantes, y con rapidez y fiabilidad, para que cuando se ejecute una acción, esta sea segura y permita adaptarse para obtener los resultados deseados. […]

Deja tu comentario

 
(no se va a publicar)
 
 
Comentario