No digas ¨sí¨ cuando quieres decir ¨no¨

1,666 personas han leido este articulo :)

Lo único que aprendí a hacer después de los 40 años fue a decir no cuando es no. Gabriel García Márquez

 

  • Por qué nos resultará tan difícil decir ¨no¨, cuando nuestro corazón nos lo está pidiendo a gritos? La razón es que un ¨no¨ tiene mucho poder: puede decepcionar a un amigo, encolerizar a un amante o herir los sentimientos de un familiar.
  • Sin embargo, negarse a hacer algo que queremos también tiene su parte positiva: es imprescindible para defender nuestros derechos y satisfacer nuestras necesidades; evita que los demás se aprovechen de nosotros y, lo que es muy importante, hace que los demás nos respeten. ¡Es increíble la ansiedad y la tensión que nos ahorra!

  • Pero, para saber decir ¨no¨, es necesario establecer y respetar límites: tanto los propios y como los ajenos. Primero hay que conocer lo que nos gusta y lo que no, lo que aprobamos, lo que somos capaces de dar y recibir, y después lo que puede darnos la otra persona.
  • Saber expresarnos asertivamente, con corrección pero de una forma sincera, abierta y directa, es la clave para establecer relaciones auténticas y saludables, en las que los derechos, tanto propios como del interlocutor, sean respetados.

La clave: aprender pautas asertivas

Cuando decir ¨no¨ se convierte en una tarea casi inalcanzable, es necesario reaprender una serie de conductas para que nuestra asertividad fluya libremente y no nos amarguemos la vida con falsas afirmaciones:

  • No digas ¨sí¨ cuando quieres decir ¨no¨Decidir lo que queremos y por qué. Debes analizar con sinceridad cuál es la razón por la que aceptas hacer un favor o complacer a alguien, y comprobar si no es por miedo a la reacción de la otra persona, o simplemente, porque después te sentirías mal contigo mismo.
  • Pensar en positivo. Eres una persona madura y capaz de tomar tus propias decisiones, y así debes sentirte. La falta de confianza en ti mismo es un obstáculo importante a la hora de elegir bien, así que no tienes más remedio que combatirla desde el primer momento.
  • Mirar por uno mismo.
  • Arriesgarse y no sentirse culpable. Debes sentirte orgulloso por haber conseguido expresar tus deseos. No te sientas culpable por haber herido los sentimientos de otros al no acceder a sus peticiones; ser coherente con tus propios deseos es lo que más debe importarte.

 

 

Fragmento extraído del libro

¨99 maneras de cuidar de ti y quererte más¨

 

Comentarios

Ningun comentario hasta ahora. Se el primero en publicar tu opinion!

Deja tu comentario

 
(no se va a publicar)
 
 
Comentario