Frases de F. Nietzsche

24,946 personas han leido este articulo :)

Friedrich Wilhelm Nietzsche – filósofo, poeta y filólogo alemán, cuyo pensamiento es considerado como uno de los más radicales, ricos y sugerentes del siglo XX. Además de la influencia de la cultura helénica, en particular de las filosofías de Sócrates, Platón y Aristóteles, Nietzsche estuvo influenciado por el filósofo alemán Arthur Schopenhauer, por la teoría de la evolución y por su amistad con el compositor alemán Richard Wagner. Uno de los argumentos fundamentales de Nietzsche era que los valores tradicionales (representados en esencia por el cristianismo) habían perdido su poder en las vidas de las personas, lo que llamaba nihilismo pasivo. Lo expresó en su tajante proclamación “Dios ha muerto”.

  • Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podré creer en ti.
  • Cuando se tienen muchas cosas que meter en él, el día tiene cien bolsillos.
  • De nadie estamos más lejos que de nosotros mismos.
  • Cuántos hombres se precipitan hacia la luz, no para ver mejor sino para brillar.
  • El casarse es terminar una serie de pequeñas tonterías con una gran estupidez.
  • En el amor siempre hay algo de locura, mas en la locura siempre hay algo de razón.
  • Los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos.

Frases celebres de Friedrich Nietzsche

  • Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal.
  • Los que más han amado al hombre le han hecho siempre el máximo daño. Han exigido de él lo imposible, como todos los amantes.
  • Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los “cómos”.
  • El remordimiento es como la mordedura de un perro en una piedra: una tontería.
  • Hay espíritus que enturbian sus aguas para hacerlas parecer profundas.
  • Es preferible morir a odiar y temer: es preferible morir dos veces a hacerse odiar y temer.
  • La crueldad es uno de los placeres más antiguos de la humanidad.
  • El hombre sufre tan terriblemente en el mundo que se ha visto obligado a inventar la risa.
  • El sexo es una trampa de la naturaleza para no extinguirse.
  • El que niega su propia vanidad suele poseerla en forma tan brutal, que debe cerrar los ojos si no quiere despreciarse a sí mismo.
  • El Hombre, en su orgullo, creó a Dios a su imagen y semejanza.
  • Fe significa no querer saber la verdad.
  • La buena memoria es a veces un obstáculo al buen pensamiento.
  • La mujer comprende al niño mejor que el hombre, pero el hombre es más niño que la mujer.
  • Ser independiente es cosa de una pequeña minoría, es el privilegio de los fuertes.
  • No hay razón para buscar el sufrimiento, pero si éste llega y trata de meterse en tu vida, no temas; míralo a la cara y con la frente bien levantada.


  • La mentira más común es aquella con la que un hombre se engaña a sí mismo. Engañar a los demás es un defecto relativamente vano.
  • El amor y el odio no son ciegos, sino que están cegados por el fuego que llevan dentro.
  • ¿Es el hombre sólo un fallo de Dios, o Dios sólo un fallo del hombre?
  • La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño.
  • Solamente aquel que construye el futuro tiene derecho a juzgar el pasado.
  • La ventaja de tener mala memoria es que se goza muchas veces de las mismas cosas.
  • Lo que más me molestó no es que me hayas mentido sino que, de aquí en adelante, no podré creer en tí.
  • Nadie puede construirse el puente sobre el cual hayas de pasar el río de la vida; nadie, a no ser tú.
  • La única diferencia entre Dios y yo es que yo existo.
  • La vida es un instinto de desarrollo, de supervivencia, de acumulación de fuerzas, de poder.
  • No es la fuerza de los nobles pensamientos sino su duración lo que hace superiores a los hombres.
  • ¡Preferible vivir en medio del hielo que entre virtudes modernas y otros vientos del sur!
  • Yo necesito compañeros, pero compañeros vivos; no muertos y cadáveres que tenga que llevar a cuestas por donde vaya.
  • La potencia intelectual de un hombre se mide por la dosis de humor que es capaz de utilizar.
  • Para llegar a ser sabio, es preciso querer experimentar ciertas vivencias, es decir, meterse en sus fauces. Eso es, ciertamente, muy peligroso; más de un sabio ha sido devorado al hacerlo.
  • En la venganza, como en el amor, la mujer es más bárbara que el hombre.
  • Creo que los animales ven en el hombre un ser igual a ellos que ha perdido de forma extraordinariamente peligrosa el sano intelecto animal, es decir, que ven en él al animal irracional, al animal que ríe, al animal que llora, al animal infeliz.
  • La verdad es que amamos la vida, no porque estemos acostumbrados a ella, sino porque estamos acostumbrados al amor.
  • La mujer perfecta es un tipo humano superior al varón perfecto, pero también es un ejemplar mucho más raro.
  • Sólo comprendemos aquellas preguntas que podemos responder.
  • Lo que no me mata, me fortalece.
  • La esperanza es un estimulante vital muy superior a la suerte.
  • Hay almas esclavizadas que agradecen tanto los favores recibidos que se estrangulan con la cuerda de la gratitud.
  • En el dolor hay tanta sabiduría como placer; ambas son las dos grandes fuerzas conservadoras de la especie.
  • El hombre parece tener más carácter cuando sigue su temperamento que cuando sigue sus principios.
  • Allí, donde encontré seres vivos, encontré la voluntad de poder.
  • Dios ha muerto, su piedad por el hombre lo ha matado.
  • Toda convicción es una cárcel.
  • La edad de casarse llega mucho antes que la de quererse.
 

Comentarios: 1

Deja tu opinion »

 
 

considero las frases un diccionario de vida.

Deja tu comentario

 
(no se va a publicar)
 
 
Comentario