Encuentra la armonía dentro de ti y podrás sacar a la luz todo tu potencial!

2,314 personas han leido este articulo :)

Encuentra la armonía dentro de ti y podrás sacar a la luz todo tu potencial!

 

 

• Quien sigue su conciencia ha encontrado la puerta que conduce hacia una vida auténtica. Como dice William Kilpatrick, «La moralidad no consiste simplemente en aprender las reglas de lo bueno y lo malo; es una rectificación total de nosotros mismos». El hombre es como un cubo de Rubik, ese «cubo mágico» que estuvo de moda hace algunos años: ningún cuadro puede estar fuera de lugar.

Todas las partes del hombre se encuentran interrelacionadas; se requiere la armonía entre ellas para que el hombre realice su potencial. Esta auto-rectificación suele llamarse comúnmente «madurez». A diferencia de los demás valores, que perfeccionan y complementan a la persona, la madurez sintetiza e integra los valores humanos en un todo orgánico. A todos nos gusta que nos consideren maduros.

• Por lo general, la gente asocia la madurez con la edad (a mayor edad, mayor madurez). La edad, es cierto, tiene algo que ver con la madurez (nuestro desarrollo psicológico, intelectual, físico y espiritual se va verificando con el pasar del tiempo).

• Sin embargo, la edad no es el factor determinante. Hay octogenarios irresponsables, como hay muchachos maduros de catorce años. Basta un simple vistazo a los problemas que afligen a la sociedad en nuestros días para percatarnos de que no todos los mayores de 25 años son verdaderamente maduros.

Encuentra la armonía dentro de ti y podrás sacar a la luz todo tu potencial!

• Madurez no significa posesión de todas las respuestas. Nada más lejos de la realidad.

• Sócrates afirmó que el hombre sabio es aquél que reconoce su propia ignorancia. Mientras más madura es una persona, reconoce con mayor humildad sus límites. «La humildad, como decía santa Teresa de Ávila, es la verdad». Ni más ni menos. Y la verdad es que todos podemos equivocarnos.

• La persona madura reconoce sus debilidades y no se precipita en sus juicios. Pondera, estudia, consulta y decide con prudencia. El tercer error consiste en asociar la madurez con la inflexibilidad.

• Madurez significa tener la capacidad para discernir entre un tiempo y otro, y para saber lo que conviene en cada ocasión.

Anónimo

 

 

Comentarios: 1

Deja tu opinion »

 

Deja tu comentario

 
(no se va a publicar)
 
 
Comentario